NOVEDADES

Queridos hermanos, hemos hecho algunos cambios en los archivos de música para descargar, a fin de mejorar la administración del blog. También hemos añadido nuevas canciones inéditas. Si algún link no funciona o no pueden bajar el material, por favor avísennos al mail: jlsarzur@yahoo.com.ar. Gracias. Que Dios los bendiga.

domingo, 18 de mayo de 2014

PADRENUESTRO (CON LETRA Y ACORDES)

Queridos hermanos, doy inicio con esta canción a la publicación de un cancionero en forma de video para que puedan aprender, cantar e interpretar mis canciones inéditas. Espero que les sea útil ya que es una herramienta de uso muy frecuente en la actualidad. Cantemos la oración que Jesús nos enseñó con una nueva melodía inspirada en el Espíritu Santo. Dejemos ya las anteriores versiones, cuyas melodías pertenecen a canciones mundanas. Se sorprenderían saber que hasta una de las versiones que más se cantan hasta el día de hoy tiene música del mundo. El Señor concede a sus hijos el don de composición, pues, ¡Compongamos nuevas canciones con la unción de su Espíritu! Pronto iré publicando más canciones inéditas. Si tienen sugerencias, por favor, no dejen de escribirme. Que el Señor Jesús los bendiga abundantemente al cantar la oración que él nos ha enseñado. Shalom.


sábado, 8 de junio de 2013

HOY TE HE DADO LA VIDA

Canción publicada en youtube para que puedan escuchar y comentar. Pueden bajar el mp3 de ésta página o bien con el youtube downloader en el formato que quieran, audio o video.

SOMOS LA VIDA

Canción publicada en youtube para que puedan escuchar y comentar. Pueden bajar el mp3 de ésta página o bien con el youtube downloader en el formato que quieran, audio o video.


martes, 1 de enero de 2013

2013 - AÑO DE PAZ Y CONVERSIÓN

Un gran saludo a todos por Navidad y Año Nuevo.

Les comparto lo que para mí es el signo más inportante del año que terminó y del que comienza, lo que, estoy seguro marcará el rumbo de nuestra fe.

Estamos transitando tiempos proféticos. Dios se está manifestando de miles de modos, sin dejar de mencionar el más importante que es la voz de su Iglesia en la boca de su vicario Benedicto XVI.

Se trata de la manifestación de Jesús en las apariciones de Medjugorje, en las que, desde su inicio, María nos vino hablando como vocera de su Hijo.

Es un signo muy importante y tenemos que estar atentos como Jesús nos pide en el Evangelio.

Este mensaje es mi saludo para ustedes por estas fiestas. "Jesús es nuestra Paz, vivamos sus mandamientos".

He aquí el mensaje y palabras de discernimiento escritas por el P. Justo Antonio Lofeudo.


MENSAJE DE MARÍA REINA DE LA PAZ EN MEDJUGORJE DEL 25 DE DICIEMBRE DE 2012

La Virgen vino con el Niño Jesús en brazos y no dio ningún mensaje, pero el Niño Jesús comenzó a hablar y dijo: "Yo soy vuestra paz, vivan mis mandamientos". Con la señal de la Cruz, la Virgen y el Niño Jesús, juntos, nos bendijeron.

          Este mensaje no conoce precedentes. En todos los años, desde que comenzó la Virgen a dar los mensajes los días 25 (1) de cada mes, nunca dejó Ella de hablarnos. Alguna vez nos dijo muy lacónicamente “oren, oren, oren”. Pero, nunca faltó a su empeño de hablarnos en esas fechas. Tampoco nunca, desde hace 31 años y medio o sea desde el comienzo de las apariciones, hubo un solo mensaje de nuestro Señor (2). Pues, ahora no sólo la Virgen no habla sino que quien lo hace es su Hijo.
          Todo esto puede hacernos pensar que estamos ante el cierre de una etapa o que nos encontremos quizás hasta ya próximos al mismo final de los mensajes.
          No es de descartar que tal impresión pueda estar condicionada porque, según se había dicho, pronto Roma dirá algo y, es de suponer también, que hará algo con respecto a Medjugorje. Es decir que el Vaticano podría disponer que se haga algo distinto de lo que estamos acostumbrados a ver y vivir.
          Este mensaje, en su modalidad y contenido, nos daría razones para pensar en un cambio radical a partir de ahora y el primer indicio sería justamente este cambio en la modalidad de quién da el mensaje.

          Al menos dos son las conjeturas que avalarían el pensar que estamos ante el fin de un tiempo en Medjugorje. Ambas surgen del análisis del mensaje mismo.
          La primera es por cierta simetría entre el primer mensaje de la Reina de la Paz, del 26 de junio de 1981 y este último. Es como si se tratara del abrir y el cerrar un tiempo especial, que el Cielo nos ha concedido.
          En efecto, la primera vez que la Santísima Virgen habló en Medjugorje fue para decirnos: “Paz, paz y sólo paz. Debe reinar la paz entre el hombre y Dios y entre los hombres”. Y luego se dio a conocer como Reina de la Paz, venida -como Enviada de su Hijo- a traernos la paz que es el camino de la reconciliación con Dios y entre nosotros.
        Sin duda alguna estos casi 32 años han sido, para quienes acogieron los mensajes y los vivieron y viven, una escuela de conversión diaria a Dios, de consecuente crecimiento espiritual personal y de propagación de la fe renovada; totalmente acorde con las enseñanzas del Magisterio y la tradición de la Iglesia, como lo atestiguan los muchísimos grupos de Medjugorje en tantísimas parroquias y diócesis del mundo que han reavivado la oración y la adoración al Santísimo.
          La Virgen vino a hablarnos de lo esencial y a repetirlo, porque muchas veces no nos damos por enterados y porque su intención es resaltar la importancia de lo que nos pide hacer.
          Ahora, es el Hijo quien recapitula todo lo dicho por su Madre en este mensaje suyo. Está diciéndonos “esa paz a la que mi Madre los llamaba soy Yo. Esa paz viene de hacer lo que Yo les mando vivir”. “Ella les ha dicho lo que tenía que decir y, porque es vuestra Madre, lo dijo no una sino muchísimas veces y además permaneciendo todo este largo tiempo con ustedes”. Tantas veces ha repetido los mensajes que muchos, confundiendo las cosas, han despreciado esta gracia sobreabundante del cielo porque juzgaban que la Virgen no puede hablar tanto, ni repetirse tanto, ni decir cosas tan sabidas e incluso –se ha llegado hasta decir- banales. Quienes así opinaban y opinan no comprenden la gravedad de los tiempos que estamos viviendo y, por tanto, porqué la Virgen ha venido y ha estado y está tanto tiempo con nosotros y nos ha conducido por la mano mes tras mes.

          La otra razón, por la que daría la impresión de una despedida o al menos de un próximo final, está en la resonancia de las palabras del Niño Jesús: “Yo soy vuestra paz, vivan mis mandamientos”. El Señor, al despedirse de sus discípulos también menciona la paz, su paz, y los mandamientos como legados que les deja. Lo encontramos en los capítulos 13 y 14 del Evangelio de san Juan, cuando les dice: “Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros… Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros” (Cf. Jn 13:33-34). Y luego cuando agrega: “Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No dejéis que vuestro corazón se turbe ni tengáis miedo” (Jn 14:27).
          No parece casual tal paralelismo. Si las palabras son las mismas es de conjeturar que la circunstancia sea la misma.

          Esta aparición presenta otro rasgo muy importante y que debemos considerar: quien da el mensaje es Jesús pero Niño, en brazos de su Madre. Es el mismo Dios que viene en el Niño, el pequeño Hijo de María, para no asustarnos y darnos confianza, permitir acercarnos y para que podamos también acogerlo. No viene como Juez severo mas sus palabras están llenas de autoridad, de la autoridad de Dios. Y como Dios, Dios cercano, nos dice:

"Yo soy vuestra paz”
          Nadie que no sea Dios, puede darnos la paz porque la paz es un don que viene de Jesucristo. Nosotros no podemos generárnosla ni la paz es la simple consecuencia de circunstancias favorables.
          La llamada paz del mundo es una suerte de tregua, jamás plena, siempre condicionada, frágil y en la superficie del acontecer, y de la que se sabe que seguirá luego la hostilidad que la romperá.
          La paz que da el mundo no es la paz del corazón sino cierta tranquilidad que no posee raíces que ahonden en el corazón. Para el mundo tener paz es no ser agredido, no verse amenazado por ningún tipo de hostilidad, gozar de salud, de bienestar material. Esto, cuando y si se da, se presenta en un marco de bonanza general, precisamente cuando la gente más se olvida de Dios, y además es por naturaleza efímero. El hecho que las circunstancias sean todas favorables no quita el horizonte de la enfermedad y de la muerte propia y de personas allegadas y queridas que, ante la falta de Dios, provoca angustia.
          La paz de Cristo es totalmente diferente, porque Él mismo es la paz. Porque es nuestro Salvador, quien nos rescata de nuestras angustias y soledades, quien da respuesta a nuestra vida, por haber dado la respuesta definitiva a la muerte venciéndola con su Resurrección. Por eso, nos redime de nuestras pequeñas y grandes muertes –que son nuestros pecados- y por eso la muerte no tiene el poder de cancelar la vida que se vive en Cristo. “Oh Muerte, ¿dónde está tu victoria? ¿Dónde tu aguijón?” (1 Cor 15:55).
          Tengo paz en la medida en que estoy unido a Cristo, anclado en Cristo, en que Él es el Señor de mi vida. Tengo paz en la medida en que no me aparto de sus mandamientos.

“Vivan mis mandamientos”
          Algunos de sus contemporáneos lo acusaban que su enseñanza iba contra la Ley que les había dado Dios por Moisés. Él les respondía: “No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir sino a dar cumplimiento” (Mt 5:17). Y luego, para que se entienda bien que ni una tilde de la Ley dejaría de cumplirse, después de presentar a cada mandamiento con “Habéis oído que se dijo a los antepasados…”, replicaba afirmando “Pues yo os digo…” (Cf. Mt 5:21 ss). Con ello manifestaba un mayor rigor, una justicia superior derivada de la exigencia del amor. Es decir, el Señor no vino a edulcorar la Ley o a rebajarla sino a exigirla en su totalidad. Ahora mismo (es importante recordarlo) Él no hace descuentos a sus mandamientos como piden y exigen algunos grupos dentro de la Iglesia que se rebelan al Magisterio, alegando la necesidad de adaptación a la época. El Señor, en cambio, nos pide soportar el yugo de la Ley, que resume en los mandamientos del amor a Dios, sobre todas las cosas, y al otro como a uno mismo. Es el yugo suave del amor, es la carga que Jesucristo nos aligera.
          Lo esencial es el amor y de la respuesta de amor viene la paz que Cristo nos da. Es inútil buscar paz y felicidad si nos apartamos de Él, si rechazamos su amor.
          Vivir los mandamientos es vivir el amor hacia el otro, tal vez hoy distante de Dios y de nosotros, para hacerlo próximo atrayéndolo con nuestra intercesión y testimonio. Es dar a conocer el amor, dar a conocer a Cristo a quien no lo conoce, a quien no conoce el amor de Dios.

          No termina hoy el mensaje con las gracias que siempre nos da nuestra Madre por haber respondido a su llamado. Hoy, la respuesta nuestra debe ser la de vivir los mandamientos para recibir la paz del Señor. En lugar del agradecimiento recibimos la bendición de la Madre y del Niño.
          De ese Niño que es la Buena Noticia que atraviesa los tiempos y los espacios. De ese Niño, “Hijo del Eterno Padre y hombre verdadero, nacido de María que, siendo Madre no pierde la virginidad. Llamado Mesías y Cristo, Salvador que los hombres esperaban. Él, que es el Camino, la Verdad y la Vida, ha acampado entre nosotros”.
         “Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres que Dios ama. Venid adoremos al Salvador” (3) en esta Santa Navidad.

P. Justo Antonio Lofeudo
www.mensajerosdelareinadelapaz.org

PS: Ahora esperemos el mensaje del 2 de enero que recibirá Mirjana.

----------------------------------------------
(1) Muy al comienzo daba los mensajes todos los días, luego lo hizo los jueves hasta el 8 de enero de 1987 y a partir de entonces todos los días 25 de cada mes.
(2) La Virgen apareció una vez mostrando a Jesús en su Pasión y en todas las Navidades trayendo al Niño, como lo hizo la vez primera, aquel 24 de Junio de 1981. Sin embargo, mensajes de Jesucristo no hubo hasta ahora.
(3) De la Calenda (Pregón) de Navidad de la Misa del gallo.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

MINISTRO DE MUSICA Y ORACION (PARTE 1)

Algunos temas puntuales mencionados en esta nota merecen ser desarrollados en forma particular, lo que intentaré, si Dios quiere, para profundizar en la vida en el Espíritu.
Partiré de la siguiente base: Un ministro de música (Entiéndase también "ministerio de música") es un instrumento puesto al servicio de Dios para acercar al pueblo a la presencia de Dios y para hacer presente a Dios en medio de su pueblo.
El objetivo propuesto para una verdadera pastoral de renovación de la Iglesia es que principalmente el pueblo de Dios sea un pueblo "orante", que ore, que tenga vida de oración, que no sea un espectador dentro de la celebración o reunión de oración. Así, mediante esta actitud, o mejor dicho, esta acción del alma, cada creyente tenga un verdadero encuentro con Jesús vivo, auténtico y resucitado, convirtiendo su vida a Cristo en forma radical y transformándose en un discípulo del Señor. No hay encuentro con Dios fuera de la oración. Orar es estar en Su Presencia, así se nos manifestara como al apóstol Pablo, así sea en el Santísimo Sacramento o en lo íntimo de nuestra oración personal, visible o no, su Presencia es igualmente Real.
El servicio del ministro de música consiste en contribuir a lo que acabo de exponer y para eso, aunque a algunos les duela, tengo que sentenciar que si el ministro de música no es una persona orante, si no tiene oración, solamente es un cantor de cantos de cierta temática religiosa y su servicio es totalmente estéril. Y hasta muchas veces, entorpecerá la acción de Dios por su falta de discernimiento y oración.
A lo largo de todo mi camino en el Espíritu me ha tocado ver muchas realidades, por cierto muy tristes, y por la Gracia de Dios, mi lucha y la de todos los hermanos con quienes he compartido el servicio fue siempre mantener: 1) La oración personal; 2) La oración en equipo (con el ministerio de música) y 3) La oración antes y durante el servicio.
Estos tres puntos son el primer consejo práctico que les propongo como pauta de trabajo personal y en equipo. Es conveniente revisarlos siempre ya que constituyen una brújula que nos mantiene orientados en el camino de la fe y el servicio.
Desarrollándolos brevemente podemos decir:
1) Oración personal: Tienes que disponer por lo menos media hora cada día de tu vida, hasta el final de tus días (parece exagerado pero así es), y en esa media hora suspender cualquier otra actividad para dedicar ese tiempo a orar en soledad y encontrarte con la Palabra de Dios (o sea orar con Biblia en mano). Juan Pablo II aconsejaba una hora entera de oración diaria para aquellos que estan comprometidos en un apostolado. Si mal no recuerdo la Madre Teresa de Calcuta oraba como cuatro oras por día. Esto es básico para todo bautizado. No se puede concebir un creyente sin vida de oración. Por eso debe ser esto un objetivo primordial, como dije, para una verdadera pastoral de renovación de la Iglesia.
2) Oración en equipo: La oración comunitaria es el medio por el cual el Espíritu Santo obra para dar comunión al ministerio, transformar sus vidas, y darles crecimiento en virtudes y dones. En el ámbito del servicio, un ministerio que ora en comunidad tiene frescura y fluidez en el discernimiento, y unción en su canto. Realmente se nota cuando un ministerio de música tiene oración, y se nota mucho más cuando no la tiene. Para esto el ministerio tiene que reunirse y dedicar un momento para ensayar y otro para orar. Por lo menos una vez a la semana debe orar en equipo, sin la presencia de ninguna otra persona que no pertenezca a él. Es como un pequeño grupo de oración. También sus integrantes pueden participar simultáneamente en un grupo de oración abierto o asamblea de oración para enriquecerse y ser acompañados por otros hermanos y servidores. La oración personal y la comunitaria se complementan y enriquecen mutuamente asegurando un crecimiento genuino y un firme proceso de conversión.
3) Oración antes y durante el servicio: El ministerio debe llegar temprano al lugar de servicio con el tiempo suficiente para preparar el audio y para hacer por lo menos 5 o 10 minutos como mínimo de oración en equipo. En dicha oración se debe invocar al Espíritu Santo, solicitar su auxilio y su Gracia, pedir protección, unción, comunión, discernimiento, ponerse en sus manos, darle el control, pedirle humildad y alegría, orar por la asamblea destinataria del servicio, orar por el audio, el templo o salón y todo lo que el Señor inspire para ese servicio en particular. Todo lo que se hace en el servicio se lo hace con y desde la oración: la animación, los cantos e intervenciones durante la celebración o reunión.
Demás está decir que el comportamiento durante el servicio debe estar regido por una actitud orante.
El ministro o ministerio de música debe hacer orar al pueblo, debe enseñarle a orar con los cantos. Esto compromete al ministro a vivirlo antes que nadie (Acerca de este tema hay un artículo en este blog "Cantar lo que se vive y vivir lo que se canta").
Les propongo estos tres puntos como consejo práctico para que comiencen a trabajar. Como es un tema extenso y profundo trataré de desarrollar los tres puntos propuestos por separado a fin de dar pasos concretos en el camino de crecimiento, porque en la Iglesia se dice mucho "hay que hacer esto o lo otro", o incluso se lo presupone como si la gente lo supiera, pero en realidad nadie dice cómo se hacen las cosas. Hermano, tienes que orar, yo te enseñaré cómo hacerlo. Espero que esa sea siempre nuestra actitud.
Por favor escríbanme y cuéntenme sus inquietudes para que desarrollemos en el blog los temas que les ayuden en sus realidades cotidianas. Mi e-mail: jlsarzur@yahoo.com.ar
Que el Señor derrame abundantemente su Gracia sobre ustedes. Shalom. JL

miércoles, 4 de enero de 2012

¡RECIBIMOS EL 2012 EN LA PRESENCIA DE JESÚS!

Que Dios bendiga inmensamente a aquellos hermanos que se atrevieron a romper los esquemas del mundo y, aún con la oposición de sus familias, tuvieron la valentía de recibir el nuevo año en la presencia de Jesús Sacramentado. Ante tantos malos augurios que se han pronunciado sobre este 2012, nosotros lo hemos bendecido y hemos iniciado el camino con la bendición del cielo, con promesas de parte de Dios, con fe, con esperanza. Sí, tal vez sea un año difícil de enfrentar, pero a diferencia de muchos, nosotros no estamos solos, hemos iniciado el camino con el Poderoso de Israel, con el León de Judá, que nos garantiza una victoria segura en todas las batallas que hemos de librar. Compartimos este video (realizado por Silvia Santurio) con las imágenes más importantes de esa noche de alabanza, de paso hacia un nuevo año en el Señor. Con esto queremos invitarlos a todos a que se animen a hacerlo en sus comunidades y experimenten los frutos de vivir de esta manera el fin de año. Unos lanzan fuegos artificiales, nosotros lanzamos gritos de júbilo y alabanza; unos se reúnen con discordia en su casa, nosotros vivimos el amor fraterno; unos beben alcohol hasta caerse de borrachos, nosotros bebemos del vino de la alegría y el gozo en el Espíritu; unos bailan en medio del mundanal ruido corrompiendo su cuerpo, nosotros lo santificamos danzando para el Señor de los señores en su santo templo; unos inician el año con pesimismo, incertidumbre, queja y amargura, nosotros lo iniciamos con fe, esperanza y firmes en la Roca de nuestra salvación. Unidos en el Espíritu. Shalom. JL

lunes, 18 de julio de 2011

NACIMIENTO

Aunque estemos en otro tiempo litúrgico, el contenido de ésta canción es siempre actual porque trata de nuestra conversión y de aceptar a Jesús como Señor de nuestra vida; y ese es precisamente el significado que tiene para mí, tal como lo explico en su introducción. Es mi propio testimonio y además es otra de las canciones que me impulsó a evangelizar con la música, ya que la compuse para un festival navideño en el que, al final, no pude participar y luego como lo relaté en el video, cobró tal significado para mí que me llevó a integrarla como parte del repertorio de canciones para evangelizar. Otra de ellas es una canción con temática pascual, que es netamente kerygmática, y que si Dios quiere voy a grabarla más adelante en otro proyecto musical. Espero que al escucharla con el corazón, tu alma sane y comience a cantar a su Creador y Salvador.

martes, 28 de junio de 2011

MANÁ, MANÁ

Les comparto una canción Eucarística fuera de lo común. Por lo general la mayoría de las canciones eucarísticas se encuadran dentro de las formas musicales litúrgicas, ya sea en modo gregoriano o también, lo que se oye frecuentemente, en forma de himno. A esta canción yo la encuadraría dentro de la "música aclamativa". El conservadorismo lo critica diciendo que el espíritu no se puede expresar por medio de ésta forma. Bueno, entonces que se lo digan al Rey David. Nosotros, mientras tanto, aprovecharemos este tiempo del Señor en que, a través de su Espíritu nos da verdadera libertad y santifica nuestra alegría que se expresa naturalmente como Él la creó, sin perder absolutamente nada de la devoción, el amor y el sentido de lo sagrado. Podríamos decir que estamos yendo más allá de lo "sagrado", nos introducimos en lo "consagrado", nos hacemos uno con Él. No nos quedamos como simples espectadores, casi ya esclavos de un mutismo y una pasividad determinada por un falso respeto humano, sino que actuamos con el Señor que no es estático sino dinámico. El Espíritu Santo es el "Dynamis de Dios". Por eso ésta canción que compuse para Jesús Eucaristía y para que los contemplativos no piensen mal les contaré que también he compuesto himnos eucarísticos, algunos de los cuales están publicados en éste blog. Consejo práctico: El momento para cantar esta canción puede ser durante una procesión con el Santísimo Sacramento o al final de una Hora Eucarística. Y ¡¡por favor!! ¡¡Pónganse de acuerdo previamente con el sacerdote!!!! No hay que escandalizar a los más pequeños. Bendiciones.


martes, 5 de abril de 2011

FIESTA DE LA VIDA 2011



Nuevamente celebramos la Vida en el día del niño por nacer. Capital Federal se vistió de fiesta para honrar una vez más la Vida con palabras y acciones. Nos sorprendió el discurso de un orador especialmente invitado para esta ocasión, quien ha disertado en numerosos lugares tanto dentro como fuera del país. Se trata de Mariano quien tiene síndrome de down, es empleado en una municipalidad, está de novio y en proyectos de casarse. Un verdadero ejemplo de inclusión social y por sobre todas las cosas "un canto a la vida". Además, importantes oradores comprometidos con la lucha provida, como Jorge Yapéz (jefe de despacho de la diputada Cynthia Hotton), la Lic. Mónica del Río (Notivida), el Dr. Roberto Castellanos (ProVida), la Lic. María de los Ángeles Mainardi (Lic. en Organización y Gestión Educativa), nos alentaron haciéndonos descubrir la importancia de las acciones de todos los días en nuestros ámbitos culturales, familiares, laborales, académicos, etc. Mons. Antonio Baseotto bendijo a todas las embarazadas presentes a quienes se les obsequió ajuares, e incluso algunas de ellas compartieron espontáneamente su testimonio. Me tocó compartir nuevamente las intervenciones musicales con el grupo Kairós que desde la primera fiesta viene participando con perseverancia y decisión en esta causa. Al final nos quedamos cantando con los jóvenes presentes "Somos la Vida" y con ese canto en el corazón volvimos gozosos a nuestros hogares en donde seguiremos honrando la Vida que brota en el seno de nuestras familias.

sábado, 12 de febrero de 2011

QUIERO RECONOCERTE

Hola queridos hermanos. Les comparto una serie de videos de un concierto que realizamos en la Parroquia El Salvador aquí en San Miguel de Tucumán. Aquí va la primera entrega. "Quiero reconocerte" está inspirada en los discípulos de Emaús y tiene un mensaje fuertemente eucarístico. En estos últimos tiempos la presencia de Dios se hace sentir fuertemente y se revela a nosotros especialmente en el Sacramento de la Eucaristía. Espero que les guste y la disfruten. Y que Dios se revele a sus corazones escuchándola.