NOVEDADES

Queridos hermanos, hemos hecho algunos cambios en los archivos de música para descargar, a fin de mejorar la administración del blog. También hemos añadido nuevas canciones inéditas. Si algún link no funciona o no pueden bajar el material, por favor avísennos al mail: jlsarzur@yahoo.com.ar. Gracias. Que Dios los bendiga.

lunes, 17 de diciembre de 2007

JERICÓ - Primera parte

Toma tu Biblia y busca en el libro de Josué (Antiguo Testamento) el capítulo 6. Encontraremos en él el relato de la toma de la ciudad de Jericó por parte del pueblo de Israel. Los primeros cinco versículos nos ofrecen un resumen de la esencia del relato.

Podemos enumerar cuatro elementos importantes:

1) El anuncio profético de Yahveh (“Mira, yo pongo en tus manos a Jericó y a su rey.”)

2) Las instrucciones, en las cuales destacaremos un elemento clave: El grito de aclamación o clamoreo.

3) La promesa (“… y el muro se vendrá abajo.”)

4) El movimiento final del pueblo (“…se lanzará al asalto…”)

Para entender lo que significa éste acontecimiento en la vida del pueblo de Israel debemos profundizarlos.

El momento histórico se ubica en la conquista de la Tierra prometida. Cruzado ya el Río Jordán se encuentran con la ciudad de Jericó y acampan cerca de allí en Guilgal.

Jericó estaba totalmente fortificada y amurallada, y parecía una fortaleza inconquistable. Aquel enemigo invencible resultaba un gran obstáculo para recibir la herencia de Yahveh, “la tierra que mana leche y miel”.

Haciendo un paralelo con nuestra vida, muchas veces nos encontramos con enemigos muy poderosos y nos sentimos totalmente abatidos por la desesperanza que causa un impacto como éste. Experimentamos el dolor de no alcanzar nuestra “tierra prometida” que es la felicidad de los hijos de Dios.

Comenzando con el primer elemento podemos explicar que al momento de la gran prueba Yahveh se manifiesta y habla a su pueblo; lo anima y lo guía.

Hermano, en la prueba no dudes, ya que el Señor te habla, te anima y guía tus pasos en todo tiempo porque eres su privilegiado heredero.

En el segundo elemento observamos lo que Yahveh le pide al pueblo que haga. Algo ridículo a los ojos de los demás pero para los hijos de Dios la antesala de una victoria segura. “La obediencia y la perseverancia en los mandatos del Señor.”

Si quieres vencer en la prueba, ama, aférrate y persevera en los mandamientos de Dios; sé obediente y paciente en sus dictados y te verás preparado para la batalla final.

Aquí encontramos el arma letal, la espada de doble filo que Yahveh da a su pueblo: “La alabanza”, en ése tiempo en su forma pura, o sea como grito de aclamación. (Éste grito merece un taller completo por lo que nos referiremos directamente como alabanza)

Ésta alabanza fue capaz de derribar aquellos colosales muros sin siquiera recurrir al más mínimo de los esfuerzos físicos.

El pueblo fue formado en la alabanza a lo largo de mucho tiempo. No era algo nuevo para ellos ya que el grito de aclamación era una práctica constante no tan sólo de los guerreros sino de todos.

El Señor te da la gracia de la alabanza, ejercítala a diario y ella será tu arma al enfrentarte con tus enemigos. Con ella derribarás toda muralla que se presente en tu vida.

La alabanza es victoriosa, liberadora y sanadora por dos razones fundamentales.

La primera: “El poder de Dios se manifiesta en ella y no la fuerza humana.”

La segunda: “Hay una promesa escrita que es Palabra de Dios, y su Palabra se cumple infaliblemente.”

Recibe ésta exhortación que tu Dios te hace y comienza a alabarlo en éste preciso instante. ¡¡Gloria a Dios!!

No conforme con esto Yahveh le pide algo más a su pueblo, y ése es el cuarto elemento. Una vez derribada la muralla tienen que tomar la ciudad por asalto, es decir sorpresivamente. Imagínate el caos que reinaría en aquel momento en los habitantes del lugar. Así es el caos que impera en el reino de las tinieblas cuando los hijos de Dios nos ponemos en alabanza.

No te quedes con la bendición recibida. ¡Avanza! ¡Toma posesión de lo que te pertenece por herencia divina! ¡Conquista la felicidad! ¡Proclama el Señorío de Jesucristo en tu vida para que nunca vuelvan a reedificarse los muros!

¡Proclama como propiedad del Señor aquello que antes era causa de infelicidad para ti!

Te invito a realizar la experiencia de un “Jericó de Alabanza”. ¿Cómo se hace?

Vamos por parte. En primer lugar tienes que formarte en la alabanza. Intégrate a un grupo de oración. La oración del grupo tiene que ser carismática, espontánea. Nada tienen que ver otros rezos que, aunque son totalmente válidos, no son precisamente alabanza espontánea. Tampoco hay alabanza espontánea donde sólo uno ora en voz alta y los demás callan o apenas emiten un murmullo. La alabanza es un grito de aclamación y la hace todo el pueblo.

Persevera éste tiempo en la alabanza, investiga en la Palabra de Dios especialmente en los Salmos y tendrás una fuente inagotable para realizar tu oración espontánea.

En el próximo taller explicaremos los distintos modos de realizar un Jericó y además seguiremos profundizando en su espiritualidad.

Que el Señor te bendiga y ¡Ánimo! ¡Dios está contigo!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!! Por favor expliquen como se hace un Jericoooo , gracias!!! Dios los bendiga

Anónimo dijo...

COMO HACER UN JERICO, GRACIAS