NOVEDADES

Queridos hermanos, hemos hecho algunos cambios en los archivos de música para descargar, a fin de mejorar la administración del blog. También hemos añadido nuevas canciones inéditas. Si algún link no funciona o no pueden bajar el material, por favor avísennos al mail: jlsarzur@yahoo.com.ar. Gracias. Que Dios los bendiga.

sábado, 14 de junio de 2008

EUCARISTÍA ¿POR QUÉ NO RECIBO TODAS LAS GRACIAS Y BENDICIONES?

Hoy te invito a que juntos reflexionemos acerca de la acción de gracias, la alabanza por excelencia; que es la Misa, la Eucaristía. Debemos considerar que estamos en un año de gracia por todas las bendiciones que nos trae el Jubileo.
El Papa nos invita a aprovechar el regalo que Jesucristo ha dado a la Iglesia, el milagro más grande que ha perdurado y sigue perdurando: "Jesús Eucaristía". Ha querido quedarse en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Nadie está abandonado gracias a este milagro.
Para entender éste misterio necesitamos ver con claridad la figura que antecede al Sacramento. Nosotros nos quedamos en el Sacramento y no aprovechamos todas las gracias porque no entendemos. No disfrutamos en plenitud del Sacramento.
Descubramos en el segundo libro de la Biblia: ÉXODO 16, lo que constituye ésta figura. Primero de aquello que es el pan y después el vino que constituyen el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Vamos a resaltar algunos matices para entender la figura de lo que es la Eucaristía.
Exodo 16, 2: "Toda la comunidad de los israelitas comenzó a murmurar". Desde el Antiguo Testamento ésta figura nos muestra algo muy importante: ¿Por qué mucha gente no recibe las gracias y las bendiciones cuando va a comulgar?... Porque le gusta murmurar. La figura nos hace ver claramente por qué yo no aprovecho todas las gracias y bendiciones.
Si llueve y abro un paraguas, no me mojo. Lo mismo sucede cuando el Señor como Agua Viva está derramando gracias y bendiciones en cada Eucaristía, "yo abro mi paraguas al murmurar y no las recibo". Nos ponemos en una actitud de murmuración, de todo nos preocupamos y comenzamos con el chisme y con el cuento; ponemos nuestra mirada en los otros y no en la disposición interior que necesitamos para recibir. "La Eucaristía obra conforme a la disposición interior y a la apertura de corazón".
Mire que interesante en Exodo 16,10 : "Aún estaba hablando Aarón a toda la comunidad de los israelitas, cuando ellos miraron hacia el desierto, y he aquí que la gloria de Yahveh se apareció en forma de nube". Cada vez que voy a la Eucaristía el momento en que se está pronunciando la Palabra de Dios ya está actuando la Gracia de Dios, por que su Palabra tiene poder, sólo al pronunciarla la persona puede ver la Gloria de Dios. Si una persona está enferma o necesita bendición y en ese mismo instante escucha la Palabra con un corazón abierto, recibe la Gracia.
Cuando el sacerdote impone sus manos y pronuncia las palabras consacratorias, ya está actuando la Gloria de Dios... Por eso inmediatamente el pueblo se pone de rodillas. Necesitamos "devolverle" el poder a Dios, no porque lo hayamos quitado sino porque nos hemos cerrado, "he velado la Gracia y el Poder de Dios".
Hermano, en un momento difícil use la Palabra de Dios con fuerza, autoridad y poder, y la Palabra de Dios actúa inmediatamente porque tiene poder.
Exodo 16, 19: "Que nadie guarde nada para el día siguiente. Pero no obedecieron...". Con facilidad acomodo las leyes de Dios y de la Iglesia a mi gusto. Por ejemplo, la ley de Dios dice: "No mentir". Sin embargo lo interpretamos a nuestra manera... "Es una mentirita piadosa". Nos gusta arreglar las cosas para no obedecer. Acomodamos las cosas a nuestra manera y por esa razón no recibimos las gracias. Somos desobedientes.
Mucha gente dice: "Señor, sana mi cuerpo, sana mi alma". ¿Por qué no se sana?
1° Porque murmura.
2° Porque es desobediente.
Algo más: Exodo 16, 31 "La casa de Israel lo llamó maná. Era como semilla de cilantro, blanco, y con sabor a torta de miel". Nos hace entender cómo la Eucaristía es el Pan bajado del cielo, Pan de los ángeles. Lo delicioso y rico que es al paladar cuando nosotros somos como María. ¿María andaba murmurando, María andaba en cuentos, chismes, críticas?... María guardaba las cosas en su corazón.
Consideramos otra figura: Exodo 12, 3 "... tomará cada uno para sí una res de ganado menor por familia, una res de ganado menor por casa". No recibimos todas las gracias porque no vamos a la Eucaristía en familia. El que no participa de la Eucaristía está robando la gracia a su familia. El Señor quiere bendecir a toda la familia. Si muchos andamos enfermos es porque los que no fueron a la Eucaristía nos robaron las gracias y las bendiciones.
Nos enfrentamos a realidades que si no luchamos "como hogar", "como familia", nos resultaría imposible superarlas.
¿Por qué no recibo bendiciones?
1° Porque murmuro.
2° Porque soy desobediente.
3° Porque no voy a la Eucaristía en familia.
Exodo 12, 5 "El animal será sin defecto...". Esto significa que aquello que yo estoy ofreciendo tiene que valer la pena, ser sin defecto.
Por ejemplo: Para la ofrenda en la colecta buscamos las monedas más pequeñas ¡y con un dolor! Esa ofrenda ¿es con defecto o sin defecto? Sin embargo para un partido de fútbol, un baile, el cigarrillo, la gaseosa, no dudamos en gastar, y en la Eucaristía regateamos. Es bien claro, "la ofrenda debe ser sin defecto"... Gastamos en otras cosas y nos parece mucho si tenemos que darle una ofrenda al Señor. Por esa razón no recibimos todas las gracias y bendiciones.
Dios nos va a pedir cuenta si hemos dado y a los que recibieron, si administraron o no administraron bien. A mí Dios me pide que haga una ofrenda sin defecto.
Job hacía ofrenda por los demás porque sabía que eso borra la multitud de pecados. Nosotros podemos hacer lo mismo, cuando hagas una ofrenda di al Señor: "Yo doy mi ofrenda con amor, ten misericordia de mis pecados, de los pecados de mi esposa, esposo, de los pecados de mis hijos".
Nuestra ofrenda puede tener un sentido material que es todo "lo material" que yo pueda ofrecer. Y un sentido espiritual que se refiere al tiempo, al cariño, al amor y atenciones que el otro merece y yo "debo ofrecer".
Una ofrenda sin defecto es cuando uno es capaz de ofrecer lo que realmente tiene para ofrecer (Marcos 12, 41-44). Una ofrenda sin defecto es darle a mi esposo - esposa, a mis hijos, a mis padres, el tiempo que se merecen. Ser amable y cariñoso con ellos. Tenemos que aprender a dar una ofrenda sin defecto.
¿Por qué yo no recibo todas las gracias y bendiciones?
1° Porque murmuro.
2° Porque no obedezco.
3° Porque no voy a la Eucaristía en familia.
4° Porque mi ofrenda es con defecto.
Para terminar te exhorto a que medites con palabras de San Agustín: "Cuando tú recibes el Cuerpo y la Sangre de Cristo, tus labios se enrojecen con la Sangre del Hijo de Dios, y por esa razón satanás tiembla al ver la Sangre de Jesucristo el Señor".

"SEÑOR, HOY QUIERO ALABARTE PORQUE ME DAS LUZ PARA VALORAR, APRECIAR TODO LO QUE ME DAS EN LA EUCARISTIA. QUE POR LA ACCION DEL ESPIRITU SANTO, MI CORAZON SE ABRA PARA RECIBIR TODAS TUS GRACIAS Y BENDICIONES. AMÉN".

No hay comentarios: