NOVEDADES

Queridos hermanos, hemos hecho algunos cambios en los archivos de música para descargar, a fin de mejorar la administración del blog. También hemos añadido nuevas canciones inéditas. Si algún link no funciona o no pueden bajar el material, por favor avísennos al mail: jlsarzur@yahoo.com.ar. Gracias. Que Dios los bendiga.

miércoles, 6 de mayo de 2009

RETIRO CON EL PADRE ADOLFO BERTINELLI



Los días 01, 02 y 03 de mayo tuvimos la oportunidad de vivir una renovación de nuestro pentecostés personal y familiar. Nos invitaron a participar de unas jornadas de evangelización y sanación a cargo del P. Adolfo Bertinelli en la Parroquia San Ramón Nonato de nuestra ciudad San Miguel de Tucumán.
Al principio nuestra intención fue ir simplemente a participar, pero el Señor nos sorprendió a través del Párroco, Padre Enzo y de Maruca, una hermana de comunidad, invitándonos a servir con la música.
En el servicio pudimos experimentar una gran frescura en el discernimiento, en los cantos, en las animaciones, todo como fruto de un gran derramamiento del Amor de Dios. También aprendimos y nos contagiamos de la espontaneidad y la libertad en el Espíritu del Padre Adolfo.
Y para completar, el Señor nos regaló encontrarnos con un montón de hermanos, a los que conocimos en distintos tiempos y comunidades, y juntos alabar y bendecir a Jesús que obró maravillas en aquellas jornadas.
Entre otros testimonios uno de los que más me quebrantó fue el de un niño de 7 u 8 años, operado de cataratas, cuya visión se había vuelto borrosa y veía ya muy poco. Durante una de las oraciones comenzó a ver claramente y luego dio testimonio entre lágrimas de su sanación.
Más allá de todo, Jesús Buen Pastor pasó buscando y atendiendo a todas y cada una de sus ovejas, incluidos nosotros y el mismo Padre Adolfo, manifestando su eterno Amor y oblación.
La Misa final fue purísima Gracia y efusión del Amor de Dios y nuestras lágrimas daban testimonio de semejante paso de Dios por nuestras vidas. ¡Gracias Jesús, Pastor de nuestras almas!
Le mandamos un abrazo enorme al Padre Adolfo y damos gracias al Señor de haberlo puesto en nuestro camino.